Arxiu d'etiquetes: tabaco

Cáncer para principiantes: todo lo que necesitas saber

El cáncer es una de las principales causas de muerte en humanos. Se calcula que 1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres padecerá un cáncer a lo largo de su vida. Pero por mucho que oigamos a hablar o nos toque de cerca, ¿sabemos qué es exactamente el cáncer? En el siguiente artículo os lo explico.

¿QUÉ ES EL CÁNCER?

Normalmente los médicos hablan de neoplasia que, estrictamente, quiere decir tumor. Pero no todos los tumores son malignos, sino que también hay de benignos. Un tumor benigno no invade tejido circundante, mientras que un tumor maligno sí. Cuando es maligno entonces hablamos de cáncer. Si un tumor maligno avanza puede acabar haciendo metástasis, pero no todos los tumores malignos hacen metástasis.

El cáncer se puede definir como un grupo de enfermedades ya que se considera que cada uno de los cánceres es una enfermedad diferente. Este grupo de enfermedades se caracteriza por tener una proliferación descontrolada de células, causada por mutaciones genéticas. Por lo tanto, el cáncer se considera una enfermedad de base genética. Esto no implica que también sea hereditaria, ya que sólo un 5-10% de los cánceres son hereditarios.

Las células tienen 3 grandes rutas de control donde deciden si vivir o morir, dividirse o no dividirse y diferenciarse o no diferenciarse. Cuando se rompe una de estas vías es cuando se produce el cáncer. Entonces se produce una proliferación anómala de las células donde no tendría que ser (Figura 1). Resulta de interrumpir los mecanismos de regulación que gobiernan el comportamiento celular normal.

cancer_all
Figura 1. Proceso de evolución del cáncer. Primero, al azar, una célula sufre una mutación génica. Después se produce una proliferación anómala de las células, produciendo un tumor benigno. Cuando esta masa de células invade el tejido circundante pasa a ser tumor maligno y puede hacer metástasis (Fuente: Cancer Genomics)

TIPOS DE CÁNCER

Hay dos tipos de cáncer: los hematológicos y los sólidos. Los cánceres hematológicos están relacionados con la sangre y la linfa (leucemias y linfomas), mientras que los cánceres sólidos son todos los otros. Dentro de los sólidos los más frecuentes son los carcinomas (tejido epitelial) y sarcomas (tejido conectivo: músculo, hueso, grasa).

La gran mayoría de cánceres son carcinomas porque el tejido epitelial está en constante regeneración y división celular. Este tejido es el que recubre o delimita el cuerpo o la superficie de los órganos, cavidades y tubos. Otra razón es que está más expuesto a los carcinógenos.

LAS CAUSAS DEL CÁNCER

Las mutaciones génicas que pueden dar cáncer pueden ser producidas por factores externos o ambientales o por factores endógenos o intrínsecos.

Dentro de los factores externos encontramos los agentes físicos (radiaciones), químicos (dieta, tabaco) o biológicos (virus o bacterias). En cambio, los factores endógenos se pueden producir por errores de reparación, donde interviene un componente de azar. Los errores de reparación hacen referencia a los mecanismos que tiene la célula para corregir sus propios defectos cuando se replica. A veces, si se produce un error, la célula es capaz de corregirlo. Pero siempre puede pasar que el error no se repare, que por probabilidad es normal que pase.

También se tiene que tener en cuenta la predisposición genética, ya sea heredando un gen mutado (cáncer hereditario) o tener polimorfismos que den susceptibilidad al cáncer. En este último caso la participación del ambiente es muy importante.

¿SE PUEDE PREVENIR EL CÁNCER?

Cada año más de 450.000 personas son diagnosticadas de cáncer. Esta cifra hace referencia a la incidencia, es decir, al nombre de nuevos casos anuales. No se tiene que confundir con la prevalencia, que es el nombre total de casos (Figura 2). Los expertos estiman que más de 4 de 10 casos podrían ser prevenidos, a partir de cambios en el estilo de vida.

incidenceprevalence4
Figura 2. Imagen representativa de la incidencia, prevalencia y mortalidad. La incidencia son los casos nuevos en un período de tiempo determinado. En cambio, la prevalencia son los casos totales (se les ha diagnosticado cáncer o ya están curados) (Fuente: Epi-demio-logy, modificado)

La prevención es el conjunto de acciones que se pueden realizar con el objetivo de:

  • Disminuir la incidencia: alrededor de un 40% de los cánceres se pueden evitar con hábitos de vida saludables.
  • Disminuir la mortalidad: detectar el cáncer en sus etapas más tempranas y aplicar tratamientos más específicos.

Se tiene que tener en cuenta que, aunque se lleve un estilo de vida sano, esto no es garantía de no sufrir cáncer. Por ejemplo, puede ser que un fumador activo viva toda su vida sin llegar a padecer la enfermedad, mientras que alguien que nunca ha fumado ningún cigarrillo desarrolle un cáncer de pulmón. Pero hay muchos estudios que demuestran que alguien que nunca ha fumado está más lejos de desarrollar o morir de cáncer que un fumador.

12 CONSEJOS PARA PREVENIR EL CÁNCER

La prevención es importante porque ayuda a reducir el riesgo de padecer la enfermedad. Llevando un estilo de vida sano y siguiendo los siguientes consejos (Figura 3) te pueden ayudar a prevenir el cáncer:

  1. No fumes: 1 de cada 3 cánceres está relacionado con el tabaco.
  2. Evita el humo del tabaco: en casa y en el trabajo.
  3. Mantén un peso saludable: reducirás también el riesgo delante de muchas otras enfermedades.
  4. Haz ejercicio físico cada día: como mínimo 30 minutos de intensidad moderada.
  5. Come saludablemente: aumenta el consumo de fruta, verdura, legumbres y cereales integrales y limita las carnes rojas.
  6. Limita el consumo de alcohol: si puedes evitarlo, mejor.
  7. Cuida tu piel del sol: utiliza protección y evita las cabinas de rayos UVA.
  8. Protégete de contaminantes: si estás expuesto a sustancias cancerígenas en el trabajo.
  9. Reduce los niveles de radón: si descubres que estás expuesto en tu domicilio.
  10. Si eres mujer es aconsejable la lactancia materna para reducir el cáncer de mama. Evita la terapia hormonal sustitutiva (THS).
  11. Vacunación: contra la hepatitis B en recién nacidos y contra el virus del papiloma humano (VPH) en niñas.
  12. Participa en programas de detección precoz del cáncer colorrectal, de mama y cervicouterino.
prevencionesp
Figura 3. Consejos de hábitos saludables para prevenir el cáncer (Fuente: Codi Europeu Contra el Cáncer)

REFERENCIAS

MireiaRamos-castella

 

Genómica nutricional: Alimentación a la carta

Cuando Hipócrates dijo “que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento” ya sabía que la alimentación influye en nuestra salud. Y de esto nos habla la genómica nutricional, de la cual hablaré en este artículo; una nueva ciencia aparecida en la era post genómica, consecuencia de la secuenciación del genoma humano (todas las secuencias de ADN que caracterizan a un individuo) y los avances tecnológicos que permiten el análisis de grandes cantidades de información compleja.

¿EN QUÉ CONSISTE LA GENÓMICA NUTRICIONAL?

El objetivo de la genómica nutricional es estudiar las interacciones de los genes con elementos de la dieta humana, modificando el metabolismo celular y generando cambios en los perfiles metabólicos que pueden estar asociados a la susceptibilidad y al riesgo de desarrollar enfermedades.

Este estudio pretende mejorar la salud y prevenir enfermedades basándose en cambios en la nutrición. Es importante no entenderlo como que los alimentos o nutrientes específicos causan una respuesta determinada a ciertos genes.

Tenemos que distinguir entre lo que son los nutrientes y los alimentos cuando hablamos de dieta. Los nutrientes son los compuestos que formaran parte de nuestro cuerpo, mientras que los alimentos son lo que ingerimos. Estos pueden llevar muchos nutrientes o sólo uno (como la sal).

NUTRIGENÓMICA vs. NUTRIGENÉTICA

Dentro de la genómica nutricional encontramos la nutrigenómica y la nutrigenética, pero aunque por sus nombres nos pueda parecer que quieren decir lo mismo no es así (Figura 1).

La nutrigenómica estudia cómo los alimentos afectan a nuestros genes y a su expresión. En cambio, la nutrigenética estudia cómo los polimorfismos genéticos condicionan como uno mismo reacciona frente a los alimentos.

fig1esp
Figura 1. Representación esquemática de la diferencia entre nutrigenómica y nutrigenética (Fuente: Mireia Ramos, All You Need is Biology)

LA NUTRIGENÓMICA EN DETALLE

Los nutrientes pueden afectar a las vías metabólicas y a la homeostasis (equilibrio) de nuestro cuerpo. Si se altera este equilibrio pueden aparecer enfermedades crónicas o cáncer, pero también puede pasar que una enfermedad que ya tengamos sea más o menos grave. Es decir, la alteración del equilibrio puede dar lugar a la aparición, progresión o gravedad de enfermedades.

El objetivo de la nutrigenómica es que no se rompa la homeostasis y descubrir la dieta óptima dentro de una serie de alternativas nutricionales.

Así pues, evitará alteraciones en el genoma, en el epigenoma y/o en la expresión de los genes.

ALTERACIONES EN EL GENOMA

Los radicales libres son subproductos que oxidan lípidos, proteínas o ADN. Estos se pueden generar en las mitocondrias, unos orgánulos que tenemos dentro de las células y producen energía; pero también podemos incorporarlos por agentes externos (tabaco, alcohol, alimentación, productos químicos, radiación).

En cantidades adecuadas nos aportan beneficios, pero en exceso son tóxicos (pueden producir la muerte de nuestras células).

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres. Pero ¿dónde podemos conseguir estos antioxidantes? Hay alimentos que los contienen, como nos muestra la Tabla 1.

tabla1esp
Tabla 1. Ejemplo de antioxidantes y algunos alimentos donde los podemos encontrar (Fuente: ZonaDiet)

La manera como cocinamos los alimentos o su cocción es importante para que no se nos generen radicales libres. En las barbacoas, al poner la carne al fuego vivo, las grasas y jugos de la carne caen al fuego causando llamas. Esto produce más llama y se generan PAH (un tipo de radicales libres). Éstos se adhieren a la superficie de la carne y al comérnosla nos puede provocar daño en nuestro ADN.

ALTERACIONES EN EL EPIGENOMA

El epigenoma es la información epigenética global de un organismo, es decir, los cambios en la expresión de los genes que son heredables, pero que no son debidos a un cambio en la secuencia de ADN.

Los cambios epigenéticos pueden depender de la dieta, el envejecimiento o fármacos. El hecho de que se produzcan cambios que no tendrían que estar da lugar a enfermedades como cáncer, enfermedades autoinmunes, diabetes

Por ejemplo, cuando tenemos hipometilación, en general, las citosinas que tendrían que estar metiladas no lo están. ¿Qué significa esto? La hipometilación silencia genes y hace que no se puedan expresar. Por lo tanto, necesitamos que el ADN esté metilado. Una forma de metilarlo es con alimentos ricos en ácido fólico.

ALTERACIONES EN LA EXPRESIÓN GÉNICA

Hay agentes, como los rayos UV, que activan vías que afectan la expresión génica. Se produce una cascada que activa genes relacionados con la proliferación celular, no diferenciación de las células y que las células sobrevivan cuando tendrían que morir. Todo esto nos provocará cáncer.

Se ha visto que hay alimentos que, por sus componentes, pueden contrarrestar la activación de estas vías, impidiendo que la transducción de señales se dé. Por ejemplo la curcumina (curri), EGCG (té verde) o resveratrol (vino negro).

REFERENCIAS

MireiaRamos-castella