vision peces, ojos peces

La visión en peces: el mundo desde los ojos de un pez

Los peces, como el resto de vertebrados y muchos otros invertebrados, han desarrollado mecanismos para poder percibir la luz, la cual desaparece rápidamente con la profundidad. Veamos la visión en peces.

LA VISIÓN EN PECES: EL MUNDO DESDE LOS OJOS DE UN PEZ

La visión no es otra cosa que la percepción de la luz del ambiente que nos rodea. Debido a que los peces viven en el medio acuático, la luz se extingue rápidamente.  Además, debido a que viven en hábitats muy diferentes, el sistema para percibir la luz varia considerablemente entre las especies. Para más detalles de la visión en general, puedes leer cómo ven el mundo los animales.

LA LUZ BAJO DEL AGUA

Antes de empezar a hablar de la visión en los peces, es importante entender el patrón de luz a medida que aumenta la profundidad.

Como hemos dicho, la luz desaparece rápidamente con la profundidad, pero no todos los colores lo hacen por igual: la luz roja se absorbe en los primeros 10 metros; la naranja y amarilla, a los 30 m; la verde a los 50 m y la azul a los 200 m. ¡Por este motivo, cuando buceamos vemos a las estrellas de mar de color negro!

La cantidad de luz de la columna de agua ha hecho que los oceanógrafos distingamos dos zonas: la zona en la que hay luz se denomina fótica y en la que no llega luz es conocida como afótica (a partir de los 1.000 metros). La zona fótica puede subdividirse en:

  • Zona eufótica: es la más superficial y es la capa en la que los organismos fotosintéticos pueden realizar la fotosíntesis. Aunque puede variar, se suele considerar que llega hasta los 200 m.
  • Zona oligofótica: es la zona que recibe suficiente luz solar para que los organismos puedan ver, pero que no es suficiente para llevar a cabo la fotosíntesis (entre los 200 y 1.000 m).

LOS OJOS DE LOS PECES

La organización de los ojos de los peces es similar a la de los mamíferos, aunque tiene sus particularidades.

ojo pez, vision peces
Aunque los ojos de los peces son parecidos al resto de vertebrados, tienen algunas diferencias (Foto: Macroscopic Solutions, Creative Commons).

Las lentes de los peces óseos son esféricas, mientras que en elasmobranquios son ligeramente aplanadas, y tienen un poder refractivo elevado porque la córnea está en contacto directo con el agua. Además, para enfocar las imágenes, no cambian la forma de la lente, sino que las mueven hacia adelante o atrás. Este mecanismo también lo llevan a cabo las serpientes.

Otra curiosidad del sistema óptico es que, en muchos peces, el iris no puede contraerse, de manera que no pueden cerrar la pupila si aumenta la intensidad de luz. Para evitar la sobreexposición, los conos y bastones (las células fotoreceptoras; las primeras detectan los colores y las segundas no) cambian de forma y los melanosomas (orgánulos con pigmento) se disponen de manera que hagan “sombra”. Ocurre el proceso opuesto cuando la luz escasea.

Los peces pueden tener hasta 4 tipos de conos diferentes, uno de los cuales detecta luz ultravioleta. Los conos ultravioleta sirven para detectar el plancton, aunque no todos los tienen. Algunos sólo los tienen cuando son larvas y otros sólo durante ciertas etapas de la vida adulta. Por ejemplo, la trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss) sólo los tiene cuando vive en el río.

vision peces, trucha arcoiris, Oncorhynchus mykiss
La trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss) tiene conos ultravioleta sólo cuando vive en el río (Foto: Eric Engbretson, Creative Commons).

Por otro lado, hay peces que sólo tienen bastones, como los elasmobranquios y los peces de profundidad, de manera que no pueden ver colores.

Otra diferencia notable es que en los teleósteos, los ojos crecen a lo largo de toda la vida y, por lo tanto, también lo hace la retina. Además, la retina tiene la capacidad de regenerarse en caso de dañarse.

Finalmente, algunos peces nocturnos y tiburones, entre otros, presentan el tapetum lucidum por detrás de la retina, cuya función es devolver a la retina los rayos de luz que se han escapado de la retina, para mejorar la visión. Esto también lo tienen algunos mamíferos, como el gato.

CAMBIOS EN LOS OJOS EN PECES MIGRATORIOS

La capacidad adaptativa de los peces es tan grande que incluso se producen cambios en los ojos en peces migratorios. Las lampreas, por ejemplo, son peces que migran de los ríos a los mares. En cada ambiente tienen un pigmento distinto: en agua dulce es la porfiropsina (color rojo) y en el mar es la rodopsina (azul).

vision peces, ojos lampreas
Las lampreas cambian los pigmentos de los ojos según el hábitat en el que se encuentren (Foto: Aquarium Finisterrae, Creative Commons).

Las anguilas, que también cambian de hábitat, también pueden modificar sus ojos. Cuando están a punto de empezar la migración hacia el mar, el diámetro del ojo se dobla, la lente aumenta de tamaño y el número de conos aumenta significativamente (sólo representan el 3% de los fotoreceptores antes de empezar la migración), entre otros cambios.

LA VISIÓN EN PECES DE PROFUNDIDAD

Los peces de profundidad presentan un conjunto de adaptaciones a la vida en los fondos de los océanos. En el caso de la visión, también las presentan.

Los peces mesopelágicos (que viven en la zona oligofótica) se caracterizan por tener los ojos grandes, con pupilas anchas y lentes grandes. Algunas especies, como los peces telescopio (Gigantura), además, tienen ojos tubulares.

ojos peces, gigantura chuni
Algunos peces, como los peces telescopio (Gigantura), tienen ojos tubulares (Foto: Hadal~commonswiki, Creative Commons).

El pez cabeza transparente (Macropinna microstoma) también presenta ojos tubulares, los cuales suelen estar dirigidos hacia arriba para detectar las siluetas de los peces. A diferencia de otros peces con este tipo de ojos, puede rotar los ojos hacia delante.

Macropinna microstoma, ojos tubulares
El pez cabeza transparente (Macropinna microstoma) tiene ojos tubulares, los cuales puede mover (Foto: MBARI).

Los peces batipelágicos (viven por debajo los 1.000 metros) suelen tener, por el contrario, los ojos pequeños o bien los degeneran. En este caso, los ojos tienen las lentes muy grandes, comparado con el resto del ojo, lo que no les permite crear imágenes claras y, además, sólo pueden detectar los objetos próximos a ellos.

LA ADAPTACIÓN DE LA VISIÓN A LA OSCURIDAD

Cuando un pez pasa de estar de una zona iluminada a otra oscura, la adaptación a la segunda condición se hace en dos fases: en la primera fase la sensibilidad se debe sobre todo a los conos, mientras que en la segunda fase dominan los bastones.

En el pez cebra (Danio rerio), por ejemplo, la primera fase dura 6 minutos y la sensibilidad se debe principalmente a los conos. Pasado este tiempo, la sensibilidad es debida sobre todo a los bastones. Para que los bastones estén “trabajando” al máximo rendimiento, necesitan un período de adaptación a la oscuridad de 20 minutos.

vision peces pez cebra
En el pez cebra (Danio rerio), la primera fase de adaptación a la oscuridad dura 6 minutos (Foto: Thierry Marysael, Creative Commons).

OTRAS ADAPTACIONES CURIOSAS DE LOS OJOS DE LOS PECES

Hay algunas especies de peces que presentan algunas adaptaciones de lo más curiosas en los ojos. Te dejamos una muestra.

El pez Limnichthys fasciatus es un pequeño animal que vive en aguas someras y bien iluminadas, el cual se entierra en la arena, y sólo le salen los ojos al exterior. La retina es muy gruesa, pero en un punto presenta un estrechamiento abrupto de la retina, lo que magnifica las imágenes en este punto. Dicho en otras palabras, este pez tiene visión telescópica, es decir, somo si tuviera un telescopio en los ojos.

El pez Limnichthytes fasciatus tiene visión telescópica, gracias a la presencia de una fóvea en la retina (Foto: Izuzuki, Creative Commons).
El pez Limnichthytes fasciatus tiene visión telescópica, gracias a la presencia de una fóvea en la retina (Foto: Izuzuki, Creative Commons).

La mayoría de peces tienen los ojos adaptados a la visión subacuática. De todos modos, algunos peces, como el pez volador atlántico (Cypselurus heterurus), también los tienen adaptados al aire. Para conseguir una buena visión fuera del agua, la córnea, en lugar de ser esférica, tiene forma triangular, con tres zonas planas.

Un pez con lleva la adaptación a la visión acuática y aérea al extremo es el pez de cuatro ojos (Anableps anableps). Esta especie de agua dulce nada con la mitad superior de cada ojo fuera del agua y con la inferior dentro. Tanto las lentes como el ojo entero son extremadamente asimétricos, de manera que ven perfectamente tanto fuera como dentro del agua. Si quieres ver a este pez cómo nada con los ojos medio sumergidos en el agua, puedes ver este vídeo:

Como has podido ver, la visión en los peces es mucho más compleja de lo que parece, ya que el agua determina en gran parte la anatomía de los ojos y sus adaptaciones. ¿Conoces algún otro caso curioso de visión en peces? ¡Déjanos tus comentarios en el artículo!

REFERENCIAS

  • El mar a fondo: La luz en el mar
  • Farrell, A (2011). Encyclopedia of Fish Physiology: From Genome to Environment. Volume 1: The senses, supporting tissues, reproduction and behaviour. Academic Press. 2266 p.
  • Hara, T. & Zielinski, B. (2006). Fish Physiology: Sensory Systems Neuroscience. Academic Press. 536 p.
  • Hill, Wyse & Anderson. (2006). Fisiología Animal. Editorial Médica Panamericana. 916 p.
  • Rhodes University: Fish Sensory System
  • Foto de portada: Forum Acvarist

Difusió-castellà

Anuncis

Comentaris / Comentarios / Comments:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s