Arxiu de la categoria: ZOOLOGÍA

Los opistobranquios: qué son y especies del Mediterráneo

Los opistobranquios son uno de los grupos de animales marinos que más llaman la atención de los buceadores y de los amantes de la vida submarina. ¿Quieres descubrir qué son, algunas curiosidades y algunas especies del Mediterráneo?

La mayoría de fotografías son cedidas por el biólogo y oceanógrafo Marc Collell. ¡Visita su Instagram  (@mcollell) y alucina!

LOS OPISTOBRANQUIOS: QUÉ SON Y ESPECIES DEL MEDITERRÁNEO

LOS MOLUSCOS GASTERÓPODOS

Los opistobranquios son un grupo de animales marinos incluido en los moluscos gasterópodos, junto con los caracoles, lapas, babosas y bígaros, entre otros.

gasterópodo, pulmonado
Los caracoles terrestres y los opistobranquios están incluidos dentro del mismo grupo de moluscos (Foto: Jürgen Schoner, Creative Commons).

Los gasterópodos, que constituyen el grupo más grande de moluscos, con unas 70.000 especies vivas y otras 15.000 fósiles, se caracterizan por sufrir un proceso de torsión, un proceso que tiene lugar en la fase de larva velígera, por el cual los órganos viscerales giran hasta 180º. Como resultado de este proceso, el ano y la cavidad del manto se encuentran en el lado anterior y abren encima de la boca y la cabeza.

De todas formas, algunos grupos han sufrido algún grado de detorsión, de manera que el ano se abre en el lado derecho o posterior.

Los gasterópodos se han clasificado tradicionalmente en tres subclases:

  • Prosobranquios: incluyen la mayoría de caracoles marinos y algunos gasterópodos dulciacuícolas y terrestres. Al sufrir el proceso de torsión, la cavidad del manto es anterior y la branquia o branquias quedan situadas frente el corazón.
  • Opistobranquios: es el grupo que nos ocupa.
  • Pulmonados: incluyen los caracoles de tierra, los de agua dulce y las babosas. En lugar de branquias, presentan pulmones.

¿QUÉ SON LOS OPISTOBRANQUIOS?

Los opistobranquios incluyen a las babosas marinas, las liebres marinas y las mariposas marinas, entre otros. Se conocen popularmente como nudibranquios, pero en realidad los nudibranquios sólo son un grupo de opistobranquios.

Los opistobranquios presentan una detorsión total o parcial, de manera que el ano y la branquia (si la hay) están en el lado derecho o posterior. Presentan dos pares de tentáculos, y el segundo se modifica a menudo y se denomina rinóforo, de manera que presenta un conjunto de pliegues que aumenta la superficie quimioreceptora y que tiene aspecto de orejas. Pueden tener concha o no.

Aglaja tricolorata, opistobranquio, nudibranquio
Los opistobranquios han sufrido un proceso total o parcial de detorsión, de manera que parece que tengan el cuerpo simétrico (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Los opistobranquios, a la vez, pueden dividirse en 11 subórdenes, a destacar los nudibranquios, los sacoglosos y los anáspidos:

  • Los nudibranquios tienen las branquias desnudas y nunca tienen concha. Las branquias pueden tener morfologías diferentes y estar situadas en diferentes partes del cuerpo. Son carnívoros y se alimentan de otros invertebrados y de huevos de nudibranquios.
  • Los sacoglosos tienen formas mucho más distintas y pueden tener concha o no. Se alimentan normalmente de los líquidos corporales de las algas marinas.
  • Los anáspidos se denominan popularmente como liebres de mar. Se caracterizan por tener dos expansiones grandes laterales en el pie denominadas parapodios. Además, presentan una cocha dorsal interna muy delgada. Su nombre popular se debe a que los rinóforos se desarrollan tanto que parecen orejas.

EL COLOR DE LOS OPISTOBRANQUIOS

Si algo caracteriza a los opistobranquios es su variedad de coloraciones, algunos con colores muy vistosos y alarmantes (coloración aposemática) y otros con coloraciones más discretas que se disimulan con el sustrato (cripsis).

Facelina annulicornis, cripsis, opistobranquio, nudibranquio
Facelina annulicornis es un nudibranquio con coloración críptica (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell)).

ALGUNAS CURIOSIDADES DE LOS OPISTOBRANQUIOS

Algunos nudibranquios tienen la capacidad de incorporar las células urticantes que ingieren de anémonas e hidroideos, como es el caso de la babosa marina plumosa (Aeólido). Éstos tienen papilas alargadas, llamadas ceratas, en su parte posterior, en las cuales se acumulan los nematocitos de los cnidarios, que les sirven de defensa.

Hermissenda crassicornis es un nudibranquio con ceratas urticantes (Autor: Magnus Manske, Creative Commons).

Existen opistobranquios sacoglosos fotosintéticos. Es el caso de Elysia chlorotica.  Este molusco de Norteamérica  tiene la capacidad de realizar la fotosíntesis porque incorpora los cloroplastos de las algas que consume.

opistobranquio, sacoglossa, elysia chlorotica
El opistobranquio Elysia chlorotica tiene la capacidad de realizar la fotosíntesis (Foto: Karen N. Pelletreau et al., Creative Commons)

9 EJEMPLOS DE OPISTOBRANQUIOS DEL MEDITERRÁNEO

Aplysia depilans 

Aplysia depilans, opistobranquio, anaspidea, opistobranquio mediterráneo
Aplysia depilans (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Aplysia depilans es un opistobranquio anaspideo que se distribuye por todo el Mediterráneo. Esta liebre de mar, que es una de las mayores de las aguas europeas, puede llegar a medir 30 cm y pesar 1 kg.  Su coloración puede ser marrón o verdosa, con puntos blancos o amarillentos. Vive en fondos someros del litoral, donde hay algas abundantes, de las que se alimenta.

Cyerce cristallina

Cyerce cristallina, opistobranquio, sacoglossa, opistobranquio mediterráneo
Cyerce cristallina (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Cyerce cristallina es un opistobranquio sacogloso que se distribuye por todo el Mediterráneo, además del Atlántico. Tiene una longitud máxima de 3,5 cm. Su coloración, de tonalidad crema, puede ser blanca, marrón o rojiza. Se trata de una especie herbívora, que se alimenta de algas. Tiene la capacidad de liberar las ceratas si se siente amenazada, las cuales continúan moviéndose para distraer al oponente.

Placida verticilata

Placida verticillata, opistobranquio, sacoglossa, opistobranquio mediterráneo
Placida verticilata (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Placida verticilata es un opistobranquio sacogloso citado en las costas del Canal de la Mancha, Canarias, Azores, Madeira, el Caribe y la Península Ibérica. Mide entre 0,7 i 1 cm de longitud. Tiene el cuerpo lleno de cloroplastos, que le da un color verde oliva, con los que hace la fotosíntesis. Vive encima del alga Codium, de la que se alimenta.

Vaquita suiza (Peltodoris atromaculata)

peltodoris atromaculata opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterraneo
Vaquita suiza (Peltodoris atromaculata) (Foto: Anders Finn Jørgensen, Creative Commons)

La vaquita suiza (Peltodoris atromaculata) es un opistobranquio nudibranquio, siendo de los más abundantes del Mediterráneo, aunque también vive en otras zonas. Su nombre popular es evidente, pues presenta un patrón de manchas negras sobre fondo blanco. Puede llegar a medir hasta 12 cm de longitud. Vive normalmente en fondos rocosos con poca iluminación, en la entrada de cuevas y en fondos coralígenos. Se alimenta de la esponja Petrosia fisciformis.

Dondice banylensis

Dondice banyulensis, opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterráneo
Dondice banyulensis (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Dondice banylensis es un opistobranquio nudibranquio del Mediterráneo, aunque recientemente se ha observado en la zona atlántica del Estrecho de Gibraltar. Este nudibranquio, que puede llegar a medir 7 cm de longitud, vive en gran variedad de sustratos y hábitats. Cuando se siente amenazada, extiende sus cerata hacia los lados para defenderse.

Doto floridicola

Doto floridicola, opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterráneo
Doto floridicola (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Doto floridicola es un opistobranquio nudibranquio de la Europa meridional, aunque se ha observado en las costas británicas e Irlanda recientemente. De cuerpo translucido, puede superar el centímetro de longitud. Suele vivir asociado a colonias de hidrozoos como Aglaophenia y Synthecium. Las puestas tienen forma de cinta y las colocan encima de los hidrozoos.

Felimare picta

Felimare picta, puesta nudibranquio, opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterráneo
Felimare picta (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Felimare picta es un opistobranquio nudibranquio que, además de otras zonas, vive en toda la costa de la Península Ibérica, tanto mediterránea como atlántica. Con una longitud que puede superar los 12 cm, incluso se han descrito ejemplares de 20 cm, este nudibranquio vive en paredes rocosas con abundantes algas, esponjas y otros invertebrados, especialmente poco iluminadas.

Polycera quadrilineata

Polycera quadrilineata, opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterráneo
Polycera qudrilineata (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Polycera quadrilineata es un opistobranquio nudibranquio que habita en las aguas comprendidas entre las costas atlánticas del norte de Europa hasta el Mediterráneo. En el Mediterráneo miden unos 2 cm, aunque fuera de él pueden llegar a los 4 cm. Vive en paredes de rocas con poca iluminación y abundantes briozoos, de los que se alimenta.

Flabellina afinis

Flabellina affinis, puesta nudibranquio, opistobranquio, nudibranquio, opistobranquio mediterráneo
Flabellina affinis (Foto cedida por Marc Collell, @mcollell).

Flabellina afinis es un opistobranquio nudibranquio muy abundante en todas las aguas de Europa. Puede llegar a medir 5 cm de longitud. Este vistoso nudibranquio vive normalmente encima de las colonias de hidrozoos del género Eudendrium, del que se alimenta. Las puestas, con forma de cordón unduloso, las realiza encima de los hidrozoos.

Si no has tenido suficiente, mira este vídeo:

Ahora ya sabes, coge tu equipo de snorkel o buceo y atrévete a buscar opistobranquios. Eso sí, ten paciencia… ¿Qué otras especies, además de las aquí mencionadas, has visto?

REFERENCIAS

 

Anuncis

Abejas y avispas: algunos mitos y cómo diferenciarlas

A pesar de formar parte del mismo orden de insectos (Hymenoptera), abejas y avispas presentan rasgos y hábitos bien diferenciados; sin embargo, es muy habitual que la gente los confunda. A continuación, te facilitamos una serie de claves sencillas para diferenciarlas y desmentimos algunos de los mitos más comunes que giran en torno a estos organismos.

Abejas y avispas: ¿cómo las separamos?

Antes de diferenciarlas visualmente, conozcamos un poco su clasificación interna.

Avispas y abejas forman parte del orden de los Himenópteros, los cuales se caracterizan por presentar dos pares de alas membranosas que permanecen acopladas durante el vuelo gracias a una serie de ganchitos (hamuli); además, suelen presentar antenas más o menos largas, de 9-10 segmentos mínimo, y un ovopositor que, en determinados grupos, ha dado lugar a un aguijón. Dentro de este orden, tanto abejas como avispas se clasifican dentro del suborden Apocrita, caracterizados por presentar una “cintura” que separa el tórax del abdomen.

Por su parte, los Apocrita se dividen tradicionalmente en dos grupos, “Parasitica” y “Aculeata”, los cuales ya mencionamos en la entrada ¿Qué son y por qué son útiles los insectos parasitoides?:

  • Parasitica”: superfamilias muy abundantes de avispas parasitoides de artrópodos (calcidoideos, icneumonoideos, cinipoideos, etc.), a excepción de la familia Cynipidae (avispas de las agallas), formada por avispas parásitas de plantas. Ninguna de estas avispas presenta aguijón, así que ¡podéis estar tranquilos!
  • Aculeata”: incluye a la mayoría de las llamadas avispas y abejas (además de hormigas), la mayoría de las cuales presenta aguijón.

Hasta aquí, podemos ver que existe un gran número de avispas parásitas que se diferencian claramente del resto de abejas y avispas con aguijón. Si seguimos profundizando, dentro de los “Aculeata” se distinguen típicamente tres superfamilias:

  • Chrysidoidea: grupo formado por avispas parásitas (muchas de ellas, cleptoparásitas) y parasitoides. La familia Chrysididae debe su popularidad a la coloración metálica de gran parte de sus miembros.
  • Apoidea: incluye a las abejas y abejorros, además de las antiguamente conocidas como avispas esfecoideas, la mayoría de las cuales ha pasado a formar parte de otra familia de apoideos (Crabronidae).
  • Vespoidea: grupo en su mayoría formado por las típicas avispas con aguijón (p.ej. familia Vespidae) y por las hormigas.
Avispa cuco o crisídido (Chrysididae). Autor: Judy Gallagher en Flickr, CC.

Claves sencillas para diferenciarlas

Después de este repaso, muchos pensaréis que esto de separar avispas y abejas no es tan sencillo; y, en realidad, tendréis parte de razón. Mientras que abejas y abejorros pertenecen a un linaje monofilético (es decir, un grupo que incluye el ancestro común más reciente y a todos sus descendientes), siendo sus caracteres bastante claros, el concepto de avispa es algo más vago.

A continuación, os presentamos algunos rasgos morfológicos y de comportamiento básicos para diferenciar a las avispas y abejas más comunes y fáciles de detectar de una forma sencilla. A ojos de entomólogos expertos, quizá resulten muy generales (y, de hecho, hay muchos otros caracteres complejos que permiten diferenciarlas); sin embargo, pueden ser de utilidad cuando no se posee mucha experiencia:

  • Las abejas (y especialmente los abejorros) suelen ser más robustas y peludas que las avispas, las cuales no presentan pilosidad aparente y suelen ser más esbeltas, con el tórax y el abdomen habitualmente más separados.
Izquierda: abeja melífera (Apis mellifera); autor: Kate Russell en Flickr, CC. Derecha: avispa del género Polistes; autor: Daniel Schiersner en Flickr, CC.
  • La mayoría de abejas presenta adaptaciones corporales para la recolecta de polen, las cuales reciben el nombre de escopa. En la mayoría, éstas se limitan a la presencia de muchos pelos en las patas traseras. Sin embargo, existen casos especiales: en la abeja melífera (Apis mellifera), además de tener pilosidades, las tibias de las patas traseras se encuentran muy ensanchadas, formando una especie de palas con las que recogen el polen; por el contrario, las abejas solitarias de la familia Megachilidae no presentan pilosidades en las patas traseras, sino una serie de pelos en la cara ventral del abdomen.
Izquierda: abeja melífera (Apis mellifera) con las patas posteriores cubiertas de polen; autor: Bob Peterson en Flickr, CC. Derecha: Megachile versicolor, con detalle de la escopa en la cara ventral del abdomen; autor: janet graham en Flickr, CC.
Macho de Halticoptera flavicornis, un calcidoideo (avispa parasitoide de pocos milímetros); autor: Martin Cooper en Flickr, CC.
  • Si ves un himenóptero más o menos esbelto con una especie de “aguijón” muy largo, no te asustes: seguramente se trate de la hembra de un parasitoide (por ejemplo, un icneumónido), y ese largo “aguijón”, de su ovopositor.
Hembra de icneumónido de la especie Rhyssa persuasoria; autor: Hectonichus, CC.
  • Muchas avispas vuelan con las patas más o menos extendidas pues, salvo raras excepciones, son cazadoras.
  • Al acercarnos a una planta con flores, observaremos una gran cantidad de insectos volando y posándose sobre ellas. Con casi total seguridad, la mayoría de himenópteros que observaremos serán abejas, pues todos los adultos y casi todas las larvas son fitófagos (se alimentan de productos vegetales), concretamente de néctar y polen.
Abeja melífera. Dominio público (Zero-CC0).
  • Si alguna vez has dejado comida al aire libre, seguro que has visto cómo acudía a ella algún himenóptero. Las larvas de la mayoría de avispas son carnívoras, por lo que los adultos aprovechan la mínima ocasión para capturar presas para su prole…o trozos de algo que te estés comiendo.
Avispas troceando pollo; autor: rupp.de, CC.

La cosa no acaba aquí: cazando mitos

Ahora que ya sabemos más o menos como diferenciarlas grosso modo, vamos a destapar algunos mitos:

  • “Las avispas no participan en la polinización de las plantas

Falso. Es cierto que las abejas juegan un papel muy relevante en la polinización: su alimentación basada en la ingesta de néctar y polen las hace visitar muchas flores y, además, presentan muchas pilosidades en las que éste queda adherido. Sin embargo, la mayoría de avispas adultas también ingiere néctar, además de otros alimentos. Si bien no presentan tantas pilosidades como las abejas, el mero hecho de visitar flores hace que su cuerpo entre en contacto con el polen y parte de él quede adherido.

Existe, también, el caso contrario: algunas abejas como las de los géneros Hylaeus y Nomada (éstas últimas conocidas como abejas cuco, abejas cleptoparásitas cuyas larvas se alimentan del polen almacenado en nidos de otras abejas solitarias) no presentan adaptaciones para el transporte de polen, y su aspecto es más cercano al de una avispa.

Izquierda: macho de Hylaeus signatus; autor: Sarefo, CC. Derecha: abeja solitaria del género Nomada; autor: Judy Gallagher, CC.
  • Todas las abejas son herbívoras y las avispas, carnívoras

Falso. Si bien casi todas las larvas de abeja se alimentan de polen y néctar, y las de avispa, de presas que cazan los adultos o bien que éstas parasitan, existen excepciones. Las larvas de las avispas de las agallas (familia Cynipidae) se alimentan del tejido vegetal de la propia agalla donde se desarrollan, mientras que las larvas de un pequeño grupo de abejas de la tribu Meliponini (género Trigona), presentes en el Neotrópico y en la región Indo-australiana, se alimentan de carroña, siendo las únicas abejas conocidas no herbívoras.

  • Las abejas son coloniales y las avispas, solitarias

Falso. Existen avispas y abejas tanto coloniales como solitarias. Las abejas melíferas son el caso de abeja colonial más típico, pero existe una enorme diversidad de abejas solitarias que construye pequeños nidos en cavidades preestablecidas o que ellas excavan. De la misma manera, también existen avispas coloniales, como algunas del género Polistes (avispas papeleras), que construyen panales en los que se establecen ciertos roles jerárquicos (aunque suelen ser más pequeños que los de las abejas).

  • Todas las abejas y avispas pican

Falso. Las abejas de la tribu Meliponini, también denominadas abejas sin aguijón, presentan un aguijón tan reducido que carece de función defensiva, por lo que presentan otros métodos para defenderse (mordeduras). Además, las hembras de algunas abejas (por ejemplo, familia Andrenidae) no presentan aguijón. Por descontado, todos los machos de abejas y avispas carecen de aguijón, pues recordemos que se trata del ovopositor modificado.

  • Las abejas mueren cuando pican; las avispas pueden picar muchas veces

Parcialmente cierto. En las abejas melíferas de la especie Apis mellifera, la superficie del aguijón está cubierta de una serie de barbas que le dan un aspecto de serrucho, por lo que el aguijón queda clavado en la superficie de su víctima, arrastrando tras de sí todo el contenido abdominal al que se halla adherido. En las avispas, las abejas solitarias y los abejorros, en cambio, la superficie del aguijón es casi lisa o las barbas están muy reducidas, pudiendo retraerlas y retirar así el aguijón sin problemas.

Detalle del aguijón de una abeja melífera; autor: Landcare Research, CC.

  • “Las avispas son más agresivas que las abejas

Depende. Por lo general, las avispas tienen mayor facilidad para nidificar en cualquier sitio, por lo que es más probable que las personas y otros animales entren en contacto con ellas. Por el contrario, las abejas suelen tener preferencia por lugares menos expuestos. Sin embargo, esto no es siempre así: las abejas africanas, de las cuales hablamos en otra entrada, ¡pueden nidificar en casi cualquier sitio y son muy agresivas!

  • Las avispas son de colores más llamativos que las abejas

Falso. De hecho, parcialmente falso. Al no tener pilosidad aparente, la coloración de las avispas suele ser más llamativa en términos generales. Sin embargo, existen géneros de abejas con colores muy llamativos, como las solitarias Anthidium, con una coloración abdominal muy llamativa, similar a la de una avispa, o las abejas de las orquídeas. De la misma manera, existen avispas de coloración oscura y poco llamativa.

Macho de Anthidium florentium; autor: Alvesgaspar, CC.

.        .         .

Aunque existen muchas otras diferencias, esperamos que este resumen os ayude a reconocerlas…¡Y a quererlas por igual!

REFERENCIAS

 

Genitales animales: aves y peces

La función del aparato reproductor es aparentemente simple: transmitir los genes a la siguiente generación. ¿Por qué pues presenta formas tan distintas y curiosas en todo tipo de animales? ¿No sería suficiente con un simple canal emisor de esperma y un simple receptor? Descubre en este artículo las diferentes formas y estrategias reproductivas de aves y peces. Si quieres conocer las de anfibios, reptiles y mamíferos visita este artículo.

LA VIDA SEXUAL DE LOS ANIMALES

Los animales presentan diferentes estrategias de reproducción. En primaria aprendimos que la fecundación (encuentro de los gametos masculinos -espermatozoides- y femeninos -óvulos-) puede ser:

  • Externa (fuera del cuerpo de la hembra)
  • Interna (dentro del cuerpo de la hembra)

Y según donde se desarrolla el embrión las especies son:

  • Ovíparas: en un huevo que eclosiona fuera del cuerpo de la madre (la mayoría de peces, anfibios y reptiles)
  • Ovovivíparas: en un huevo que eclosiona dentro de la madre (tiburones, víboras, boas…)
  • Vivíparas: en un útero dentro del cuerpo de la madre.

En secundaria aprendimos que hay especies estrategas de la:

  • r: no cuidan de la descendencia, que sufre una elevada mortalidad nada más nacer. Para compensar, ponen muchísimos huevos. Suelen ser animales de vida corta que alcanzan rápidamente la madurez sexual (invertebrados en general, peces, anfibios…)
  • K: dedican más energía al cuidado de la cría, por lo que aseguran su supervivencia y por lo tanto el número de crías en cada puesta o parto. Suelen ser animales de vida más larga (perro, elefante, humano…).

    Estratega de la r (ostra, 500.000.000 de huevos por año) VS estratega de la K (gorila, 1 cría cada 5 años). Fuente

Pero si analizamos con detalle la reproducción, no es tan simple como esto. La vida sexual de los invertebrados está llena de estrategias inverosímiles para asegurar la fecundación, pero hablaremos de ellas en otra ocasión y nos centraremos ahora en aves y peces.

LA EVOLUCIÓN DE LOS GENITALES

Los órganos reproductores aparentemente son de los que más han variado y más rápidamente a lo largo de la evolución, dando lugar a estructuras de casi todas las formas y tamaños imaginables. Si creemos que la única función es dar esperma, recibirlo y transportarlo hasta el óvulo nos puede llegar a sorprender tal diversidad. En realidad, el aparato reproductor hace mucho más que eso y es por ello que la anatomía es tan distinta entre diferentes grupos animales.

Algunos insectos por ejemplo, utilizan su pene para el cortejo, en otros lo utilizan para hacer sonido y transmitir las vibraciones  a la hembra durante el apareamiento. Si a la hembra le gusta la música, permitirá al macho cuidar de su prole. Las hembras también tienen adaptaciones para administrarse el esperma, como algunas moscas, que pueden guardar el de diferentes machos en distintos receptáculos de su aparato reproductor.

Pene con púas del escarabajo Acanthoscelides obtectus. Fuente

La utilización del pene en el cortejo y apareamiento por parte del macho y la propia administración del esperma en las hembras serían dos razones que explicarían la complejidad de formas de genitales animales. La competencia para asegurar que el esperma de un macho sea realmente el que fertiliza todos los huevos de la hembra, sería otra, con estrategias tan radicales como taponar los conductos de la hembra una vez inseminada para que ningún otro macho pueda acceder a ella.

Nos centraremos en este artículo en los genitales de peces y aves, no te pierdas el siguiente artículo sobre anfibios, reptiles y mamíferos.

GENITALES EN PECES

A pesar de que en la mayoría de peces la fecundación es externa, algunos poseen estructuras o pseudopenes para dipositar el esperma dentro de la hembra.

TIBURONES Y RAYAS

Tienen las aletas pélvicas modificadas en dos apéndices llamados pterigopodios o claspers, con los que introducen el esperma en la hembra.

Tiburón macho (izquierda) y tiburón hembra (derecha). Fuente

Durante la copulación sólo se utiliza uno, que se llena de agua gracias a una estructura llamada sifón para expulsarla a presión mezclada con el esperma. Según la especie, las crías pueden nacer del cuerpo de la madre o bien de un huevo.

Nacimiento de un tiburón y huevo fertilizado. Fuente

PECES POECÍLIDOS

Los peces  de  la familia Poeciliidae (guppys, mollys, platys, xhipos…), bien conocidos en acuarismo, tienen la aleta anal modificada en una estructura copuladora llamada gonopodio.  No ponen huevos sino que nacen las crías directamente del cuerpo de la madre.

Diferencia entre guppy macho y hembra. Fuente

PECES PRIAPIUM

Se trata de una familia de peces (Phallostethidae) que presentan el órgano copulador debajo de la cabeza. Se aparean cara a cara con la hembra, un caso casi único en animales que viven bajo el agua. Con el priapium se anclan a la hembra y fertilizan los óvulos internamente durante un tiempo más largo que lo habitual en otras especies.

Macho del Phallostethus cuulong, descubierto en Vietnam. Fuente

Otras curiosidades en peces son la posesión de ambos sexos (hermafroditismo) o el cambio de sexo, como en los peces payaso.

PECES LOFIFORMES

El representante más conocido de los Lophiiformes es el rape. En este orden de peces, los machos tienen un tamaño muy inferior a la hembra y se adhieren a ella con los dientes. Dada la dificultad de encontrar pareja en los fondos abisales, con el tiempo el macho queda fusionado físicamente a la hembra. Pierde los ojos y sus órganos internos excepto los testículos. Una hembra puede llevar seis o más machos (pares de testículos) fusionados en su cuerpo.

Lophiiforme con macho fusionado. Fuente

GENITALES EN AVES

La mayoría de las especies de aves (97%) no tienen pene y la fecundación se realiza con el contacto cloaca-cloaca (beso cloacal, u aposición cloacal), conducto que se utiliza tanto como aparato reproductor y excretor.

Izquierda: esquema del aparato urogenital del macho: F) testículo, B) conducto deferente, A) riñón, E) uréter, C) urodeum de la cloaca. Derecha: esquema del aparato urogenital de la hembra: A) ovario con folículo maduro, F) infundíbulo, E) oviducto, B) riñón, C) uréter, D) urodeum de la cloaca. Fuente

Hay diferentes hipótesis por las que se cree que las aves perdieron el pene durante la evolución (ya que sus antepasados reptilianos sí que lo poseían): para aligerar el peso durante el vuelo, para evitar infecciones, por casualidad durante el proceso evolutivo o para que las hembras tuvieran un mejor control sobre quien reproducirse. Parece que ésta última sería la más aceptada, ya que por ejemplo los patos vuelan largas distancias y poseen penes grandes y pesados.

Pero algunas aves sí que tienen pene, que a diferencia de los mamíferos y reptiles, entra en erección al llenarse de linfa, no de sangre.

GENITALES DE LAS AVES ACUÁTICAS

Patos, gansos y cisnes son de las pocas aves que presentan pene. La vagina de los patos tiene forma de espiral en el sentido de las agujas del reloj, de tal manera que cuando el macho penetra la hembra con su pene también espiral en sentido antihorario, si a ella no le interesa flexiona sus músculos vaginales y el pene sale de su cuerpo.

Vagina (izquierda) y pene (derecha) de ánade real o azulón (Anas platyrhynchos). Fuente

El vertebrado con el pene más largo en proporción a su cuerpo es precisamente un pato, el pato zambullidor argentino (Oxyura vittata). Lo guarda enrollado en su interior, pero en erección puede ser el doble de largo (42,5 cm) que su cuerpo (20 cm).

Macho de Oxyura vittata con el pene fuera. Autor desconocido

Los penes de los patos, además de sus diferentes tamaños y curvaturas, pueden ser lisos o tener espinas o surcos. Esta variabilidad es debida a la presión competitiva para superar la vagina de las hembras. Ambos aparatos genitales pues, son un claro ejemplo de coevolución. Si quieres saber más sobre la coevolución visita este artículo.

Vaginas con conductos ciegos, penes con espinas para extraer esperma de cópulas anteriores… la de las ánades es una verdadera “guerra” por el control reproductivo. En especies monógamas como gansos y cisnes, los aparatos reproductores no son tan complejos, pero en especies más promiscuas, como los patos, son más complejos y con penes más largos para que se pueda garantizar que el macho que ha fertilizado los óvulos es quien cuidará también de los polluelos.

GENITALES DEL BUFALERO PIQUIRROJO

Este paseriforme africano (Bubalornis niger) tiene un pseudopene de 1,5 cm. No posee vasos sanguíneos ni espermáticos, por lo que al parecer su función es la de dar placer a la hembra y favorecer la atracción del macho por parte de la hembra. Los machos en colonias tienen pseudopenes más largos que los que viven solos, por lo que la evolución de este apéndice también se podría explicar por competencia macho-macho.

Bufalero piquirrojo. Foto de Reg Tee

GENITALES DE AVESTRUCES Y PARIENTES

Los avestruces africanos (Sthrutio camelus) son de la familia Ratites, que también incluye a los kiwis, ñandúes (avestruces americanos), tinamúes (martinetas o mal llamadas perdices), emúes y casuarios. Todos ellos poseen pene, y excepto los tinamúes, se caracterizan por ser aves  corredoras.

Avestruces a punto de aparearse. Fuente

Los genitales del casuario son realmente muy peculiares. Ya descubrimos en este artículo lo excepcional que es este animal, pero sus genitales merecen un capítulo a parte. Ambos sexos poseen un apéndice de aspecto fálico, pero no está conectado a ningún órgano reproductor. En el caso de los machos, está invaginado hacia dentro en una especie de “cavidad vaginal”. En el momento de la cópula, sale al exterior (como si girásemos el dedo de un guante), pero el esperma sale de la cloaca, es decir, de la base de este pseudopene, no de la punta. En el caso de las hembras, el apéndice fálico (a veces referido como clítoris) es un poco más pequeño que en los machos.

Casuarios apareándose. Mira el vídeo aquí

Estas característícas macho-hembra han dado lugar a rituales y creencias en el folclore de Nueva Guinea. que lo consideran una criatura  andrógina o de géneros mezclados, por lo tanto poderosa por tener los atributos de ambos sexos. La remota tribu Bimin-Kuskusmin (Nueva Guinea Central), celebra rituales donde a las personas intersexuales se las considera representantes de estos animales, por lo que son reverenciadas y poderosas. Por otro lado, la gente Mianmin cuenta historias sobre una mujer humana con un pene que se transformó en un casuario.

¡Suscríbete al blog y a nuestras redes sociales para no perderte la segunda parte sobre los genitales animales!

REFERENCIAS

El ave de patas azules que fascinó a Darwin

El alcatraz de patas azules (Sula nebouxii) fue extensamente estudiado por Charles Darwin durante su viaje a las Islas Galápagos. Sin duda una maravilla de la evolución de las especies. Vamos a conocer un poco más sobre este ave tan fascinante que cada vez se encuentra más amenazado.

1. DÓNDE ENCONTRARLO Y CÓMO RECONOCERLO

El piquero ó alcatraz patiazul (Sula nebouxii) es una especie de ave del orden Suliformes (alcatraces y otras aves emparentadas), familia Sulidae (alcatraces o piqueros), propia del Pacífico americano. Son aves costeras de tamaño medio-grande que se alimentan de peces que atrapan lanzándose en zambullida. Se distribuye por las costas entre Perú y el Golfo de California, además de las Islas Galápagos.

map-blue-footed-booby-160-2999-cb1447107513_national geographic
Imagen 1: Distribución del alcatraz patiazul. Imagen: http://www.nationalgeographic.com

Sin duda, el alcatraz patiazul es inconfundible por sus curiosas y llamativas patas de color azul brillante, tal y como su nombre indica. Sin embargo, esta característica sólo la presentan las aves adultas, ya que cuando aún no han finalizado su desarrollo los pollos presentan patas pálidas como parte de su estrategia de supervivencia para no llamar la atención frente a posibles depredadores. Para diferenciar entre machos y hembras adultos, debemos fijarnos en dos caracteres: el tamaño, los machos son más pequeños que las hembras; y la inconfundible diferencia en sus pupilas, de mayor tamaño en las hembras.

stillnotgrow up_tumb lr
Imagen 2: Macho (izquierda) y hembra (derecha) de alcatraz patiazul, puede observarse la diferencia en el tamaño de sus pupilas. Fuente: http://www.stillnotgrowup.com

Se alimentan principalmente de peces pelágicos como sardinas (Sardinops caeruleus), macarelas (Scomber japonicus) y peces voladores (Exocoetus sp.). Es fascinante ver la actividad de estas aves mientras se alimentan: vuelan sobre el mar y se zambullen desde el aire tras sus presas, entrando en el agua a gran velocidad, alcanzando velocidades de hasta 96 km/hora. Esta misma técnica para obtener alimento es llevada a cabo por todos los piqueros y alcatraces. Es una especie gregaria tanto para la cría como durante su alimentación, por lo que es frecuente ver grupos de aves cazando en el mar.

pesca_Tui De Roy_Miden Pictures
Imagen 3: Grupo alimentándose en alta mar mediante la técnica de zambullida. Fuente: Tui de Roy vía Miden Picture.

2. PARA QUÉ SIRVE UN ALCATRAZ Y OTRAS CURIOSIDADES

El alcatraz patiazul es una especie bioindicadora, siendo reflejo tanto de las condiciones oceánicas como de la productividad marina, ya que modifica su dieta y la tasa de crecimiento de los polluelos de acuerdo al alimento disponible (MacCall, 1982; Ricklefs et al. 1984, y Jahncke y Goya, 2000), al igual que su patrón de distribución en la región marina durante la temporada de cría (Valle Castillo, 1984; Hayes y Baker, 1989; Tershy et al. 1991).

piquero-patas-azules-683d83b718edc1575315599068d5f46d
Imagen 4: Ejemplar descansando en una de las rocas en Puerto Ayora, Ecuador. Fuente: Emilio, Erasmus Photo Puerto Ayora.

La conducta de cortejo es muy compleja (Parkin et al. 1970; Nelson, 1978; Rice, 1984) y en ella juegan un papel muy importante sus llamativas patas azules. El macho muestra sus patas a la hembra durante el ritual, ya que es uno de los caracteres que la hembra tiene en cuenta en la elección de su pareja. El color de las patas se debe a la acumulación de carotenoides que obtiene a partir de su dieta, y que es utilizado como estrategia de reproducción: refleja el estado de salud del individuo y aumenta las posibilidades de éxito. Pero se ha visto que esta estrategia no se limita a una preferencia de las hembras por machos de patas azules más brillantes, sino que también los machos muestran preferencia por las hembras con patas de color más brillante y así, éstas pueden tener mayor probabilidad de interacciones con otros machos diferentes a su pareja (Torres y Velando, 2003), a pesar de ser una especie monógama.

3. EL PATIAZUL EN AÑOS DE CAMBIOS

El Niño es un fenómeno climático cíclico (cada 2-7 años) que provoca estragos a nivel mundial, siendo las zonas más afectadas América del Sur y las zonas entre Indonesia y Australia, provocando el calentamiento de las aguas e importantes cambios en el clima, ya que ocasiona fuertes sequías e inundaciones. Su origen mantiene relación con el nivel de la superficie oceánica y sus anomalías térmicas. El fenómeno El Niño revierte la corriente de Humboldt, que trae agua fría y rica en nutrientes desde la Antártida, y en su lugar llega agua ecuatorial cálida, disminuyendo el número de aves que pueden depender de la vida marina.

el-niño
Imagen 5: Proceso de formación del fenómeno El Niño. Fuente: http://www.ecuadordelsur.blogspot.com.es

En años del fenómeno El Niño, el alcatraz patiazul modifica sus hábitos alimentándose de peces costeros de forma casi exclusiva (Carboneras 1992, Jancke y Goya 2000). Además, se ha visto que este fenómeno influye en su reproducción siendo afectados de forma negativa parámetros como tamaño de puesta, eclosiones, éxito en pollos volantones,… relacionándose con la baja productividad oceánica que provoca este fenómeno (Wingfield, 1999).

Blue-footed Booby
Imagen 6: Colocación e incubación de los huevos. Fuente: http://www.darwinfoundation.org

Actualmente, los científicos han demostrado que debido al calentamiento global ha aumentado la frecuencia de El Niño, y esto amenaza seriamente la supervivencia de la especie en Galápagos ya que puede suponer que no haya tiempo suficiente para que la especie se recupere, llevando a sus poblaciones a mínimos muy bajos, e incluso a la extinción.

4. UN COMIENZO DIFÍCIL

El alcatraz de patas azules pone de 1-3 huevos que incuba durante 41 días. Las crías tardan unos 102 días en alcanzar la edad de volar y los padres continúan alimentándoles hasta su completa independencia.

pollosyprogenitor_Tui de Roy_Miden Pictures
Imagen 7: Pollos y progenitor. Fuente: Tui de Roy, Miden Pictures

En las nidadas, normalmente de dos pollos, suele establecerse una jerarquía en la que el pollo nacido en primer lugar se muestra dominante frente a su hermano más pequeño y recibe más alimento de los padres. Es una especie que puede presentar o no el fenómeno de reducción de la nidada por medio del fraticidio (Anderson, 1989; Anderson y Ricklefs, 1992), provocando el hermano mayor la muerte del más pequeño. De una u otra forma, el hermano nacido en último lugar tendrá un difícil comienzo ya que tendrá que competir con su hermano mayor por el alimento en una lucha continua por la supervivencia.

Blue-footed Booby
Imagen 8: Las nidadas suelen ser de dos pollos y el hermano mayor muestra dominancia sobre el pequeño. Fuente: http://www.darwinfoundation.org

 

5. REFERENCIAS

  • CONABIO (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México) – www.biodiversidad.gob.mx
  • Effect of food deprivation on dominance status in blue-footed booby (Sula nebouxii) broods – Miguel A. Rodriguez-Girones,” Hugh Drummond,b and Alex Kacelnik’ – Behavioural Ecology, 1996
  • Male preference for female foot colour in the socially monogamous blue-footed booby, Sula nebouxii – Animal Behaviour, 2005 – Roxana Torres, Alberto Velando.
  • Maternal investment in eggs is affected by male feet colour and breeding conditions in the blue-footed booby, Sula nebouxxi – Behavioral Ecology and Sociobiology, 2008 – Fabrice Dentressangle, Lourdes Boeck and Roxana Torres
  • The Effects of an “El Niño” Southern Oscillation Event on Reproduction in Male and Female Blue-Footed Boobies,Sula nebouxii – John C. Wingfield, Gabriel Ramos-Fernandez, Alejandra Núñez-de la Mora, Hugh Drummond – General and Comparative Endocrinology, 1999
  • http://www.lareserva.com/home/Alcatraz_patas_azules
  • http://www.iucnredlist.org/

 

  • Foto de portada: Credit Asahi Shimbum vía Getty Images

Sara de la Rosa Ruiz

Entomología forense: artrópodos en la escena del crimen

Inevitablemente, todo organismo llega algún día a su fin. Pero allí donde el ciclo de la vida acaba para unos, otros ven su oportunidad para iniciar el suyo y desarrollarse. Los insectos y otros artrópodos son algunos de los organismos que se aprovechan de restos de otros seres tras su muerte, y su estudio nos ofrece información muy valiosa para fijar el momento, lugar y circunstancias de la muerte (algo especialmente interesante en criminología). ¿Cómo se consigue esta información a través del estudio de los artrópodos? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Qué es la entomología forense?

La entomología forense es una rama de la entomología aplicada centrada en el estudio de insectos y otros artrópodos como pruebas científicas en materiales legales; sin embargo, su aplicación más conocida es la médico-legal. La entomología forense médica se centra en el estudio de los artrópodos asociados a un cuerpo muerto con el fin de determinar el tiempo desde su muerte, además de las circunstancias y el lugar en el que ésta se produjo. Se trata de una herramienta de gran interés en criminología, por ejemplo, para valorar la coartada de un sospechoso, o bien para ayudar en la identificación de víctimas una vez conocido el tiempo transcurrido tras su fallecimiento.

Calabera humana cubierta de escarabajos derméstidos. Imagen de dominio público.

La entomología forense no es, ni mucho menos, una disciplina moderna. El primer caso documentado resuelto mediante la aplicación de esta disciplina data del siglo XIII en China, en el cual se descubrió la identidad del asesino (que era labrador) tras depositar los sospechosos sus hoces en el suelo y advertir que las moscas acudían únicamente a una de ellas (el arma del crimen).

Por aquel entonces, el uso de esta disciplina era anecdótica y poco se sabía sobre las bases que la regían. De hecho, no fue hasta el siglo XVII que Francesco Redi refutó la idea de la “generación espontánea”, la cual sostenía que ciertas formas de vida surgían de forma espontánea a partir de materia orgánica e inorgánica. Redi, a través de distintos experimentos, demostró algo que, a día de hoy, nos parece de lo más lógico: que la vida se genera a partir de la vida; en consecuencia, que los insectos que encontramos en un cadáver están allí porque ya lo estaban antes (en forma de huevos o larvas).

El experimento de Redi, inconscientemente, también reveló más cosas: por ejemplo, que dependiendo de la ubicación o climatología en la que se halla el cadáver, se desarrollan distintos insectos y en distinta cantidad (o incluso ninguno en ciertos casos). Esto es algo especialmente útil para saber dónde se produjo exactamente la muerte y si el cadáver fue movido de lugar.

Históricamente, no fue hasta el siglo XIX que Bergeret, un médico francés, junto a los descubrimientos de Redi y Orfila (el cual listó más de 30 insectos y otros artrópodos que colonizan un cuerpo muerto), amplió y sistematizó la entomología forense, momento en el que empezó a usarse seriamente en medicina. Sin embargo, se considera que el nacimiento de esta disciplina como tal tuvo lugar en 1894 a partir de la publicación “La Fauna de los Cadáveres. Aplicación de la Entomología a la Medicina Legal” realizada por J. P. Mégnin.

¿Para qué sirve y cómo se aplica?

Ante un crimen, un criminalista se hace tres preguntas básicas: ¿Cómo?, ¿Cuándo? y ¿Dónde? De éstas cuestiones, la entomología forense puede dar respuesta a las del momento y lugar de la muerte.

¿Cuándo?

Desde un punto de vista legal, es esencial conocer el tiempo transcurrido desde la muerte. Este lapso de tiempo recibe el nombre de Intervalo Post-Mortem (IPM). En cuerpos humanos, este valor se estima mediante tres métodos: histológico (temperatura, rigidez, livideces cadavéricas…), químico (determinación de los niveles de ciertos elementos químicos o compuestos) y zoológico (acción por animales e invasión de insectos), a lo que hay que sumarle el grado de deterioro de tejidos plásticos, telas, etc. Sin embargo, pasadas 72h el método más eficaz para establecer el IPM es la entomología forense.

Existen dos maneras para estimar el IPM mediante los artrópodos, que pueden usarse tanto por separado como en conjunto dependiendo del caso:

  • Determinar la edad y tasa de desarrollo de las larvas. Suele usarse en las primeras fases de descomposición del cadáver.
Larvas de Calliphora sp. Autor: Hans Hillewaert, CC.
  • Determinar la composición y grado de crecimiento de la comunidad de artrópodos y, después, compararlos con los patrones que se dan en los hábitats y condiciones ambientales más cercanos. Se usa en fases más avanzadas de descomposición.

¿Dónde?

El lugar de la muerte determina fuertemente las especies de artrópodos que se desarrollan en un cadáver y la forma cómo éstas van sucediéndose en el tiempo. Entre los parámetros más determinantes se encuentran la región biogeográfica (no existen las mismas especies en el trópico que en las zonas templadas), la época del año (en latitudes medias las estaciones influyen en los ciclos biológicos) y las características ambientales particulares del hábitat (humedad, radiación solar, accesibilidad y exposición, etc.), las cuales pueden facilitar o dificultar la colonización y, consecuentemente, alterar las estimaciones del IPM.

Veréis que, a lo largo del artículo, nos referimos constantemente a insectos y a otros artrópodos terrestres: esto se debe a que la determinación del IPM y lugar de la muerte en cuerpos encontrados en ambientes acuáticos es mucho más compleja y requiere de muchos otros parámetros.

Los protagonistas: los artrópodos

Clasificación

Entre los artrópodos que podemos encontrar en un cadáver, distinguimos:

  • Necrófagos: se alimentan del cuerpo y constituyen el grupo más importante. Incluye dípteros (familias Calliphoridae, Sarcophagidae, Muscidae, Phoridae…) y coleópteros (familias Silphidae, Dermestidae…).
  • Depredadores y parásitos de necrófagos: son el segundo grupo más relevante, el cual incluye coleópteros (familias Silphidae, Staphylinidae, Histeridae), dípteros (familias Calliphoridae, Stratiomydae) e himenópteros parásitos de larvas y pupas de dípteros (p. ej. Ichneumonidae) que se habían instalado previamente en el cuerpo.
  • Omnívoros: avispas, hormigas y coleópteros que se alimentan tanto del cadáver como de otros artrópodos del cuerpo.
  • Especies accidentales: aquellas especies que usan el cuerpo como una extensión de su hábitat y que varían mucho según éste (colémbolos, arañas, ciempiés, ácaros, etc.).

Para saber más sobre relaciones entre organismos, puedes leer “La simbiosis: relaciones entre los seres vivos“.

La colonización de un cadáver paso a paso

A pesar de las variaciones de cada caso particular, la colonización y sucesión de artrópodos en un cuerpo sigue un patrón bastante constante:

  1. Degradación de principios inmediatos

Diferentes dípteros (Calliphoridae y/o Sarcophagidae) se ven atraídos por los gases desprendidos durante las primeras fases de degradación (amoníaco, ácido sulfhídrico, nitrógeno, dióxido de carbono) y realizan la puesta en orificios naturales (ojos, nariz y boca), en heridas o en la superficie en contacto con el sustrato, donde la humedad es elevada debido a la secreción de fluidos. Sin embargo, su olfato es tan fino que, a veces, ¡llegan incluso antes de que la persona haya muerto, sobre todo cuando hay heridas!

Puedes aprender más sobre los sentidos de los insectos y cómo se comunican leyendo “¿Cómo se comunican los insectos?“.

Rara vez encontramos a estas dos familias de dípteros juntas en el mismo cadáver, probablemente porque las larvas de sarcofágidos depredan a las de los califóridos.

Calliphora vicina (izquierda) y Sarcophaga carnaria (derecha). Autores: AJC1, CC; James K. Lindsey, CC.

Conocer el estado de desarrollo de larvas y pupas de cada especie, su duración y características resulta esencial para estimar el IPM. Estos datos pueden variar entre especies, debido a las condiciones externas y de las circunstancias de la muerte; además, su presencia es tan común que su ausencia también resulta informativa.

 2. Fermentación butírica de las grasas

Con la fermentación de las grasas aparecen los primeros coleópteros (Dermestidae) y algunos lepidópteros (p.ej. la polilla Aglossa pinguinalis), siendo comunes en cadáveres de un mes. Mientras que el ciclo de los derméstidos dura entre 4-6 semanas (alimentándose las larvas de grasas y mudas de colonizadores anteriores), el de los lepidópteros como A. pinguinalis puede durar hasta la siguiente primavera si las temperaturas no son las adecuadas para que se produzca la eclosión de las crisálidas.

Dermestes maculata (izquierda) y Aglossa pinguinalis (derecha). Autores: Udo Schmidt, CC; Ben Sale, CC.

 3. Fermentación caseica de las proteínas

En esta fase de la descomposición del cuerpo, aparecen dípteros habituales en procesos de fermentación del queso o del secado del jamón (Piophila sp., Fannia sp., así como drosófilos, sépsidos y esferocéridos). También aparecen coleópteros del género Necrobia.

Piophilia casei (izquierda) y Necrobia violacea (derecha). Autores: John Curtis, Dominio Público; Siga, CC.

 4. Fermentación amoniacal

Durante esta fase, aparecen los últimos grupos de dípteros (género Ophira y familia Phoridae esencialmente), los cuales suelen vivir en nidos de pájaros y madrigueras alimentándose de restos alimenticios, excrementos y residuos orgánicos de sus hospedadores, y grupos de coleópteros necrófagos de los géneros Nicrophorus, Necrodes y Silpha, habituales en cuerpos en estado avanzado de descomposición. También aparecen coleópteros depredadores de las familias Staphylinidae (géneros Coprohilus, Omalium y Creophilus) e Histeridae (géneros Hister y Saprinus).

Nicrophorus humator (izquierda) y Coprophilus striatulus (derecha). Autores: Kulac, CC; Udo Schmidt, CC.

 5. Desaparición de restos

Pasados más de 6 meses, el cadáver está prácticamente seco. En este momento, aparecen ingentes cantidades de ácaros de diferentes especies que se alimentan del moho y los hongos que crecen en el cuerpo. Posteriormente, también acuden coleópteros que se alimentan de restos de pelos y uñas (Dermestes, Attagenus, Rhizophagus, etc.), algunas especies de derméstidos de etapas anteriores y algunos lepidópteros.

Pasado más de 1 año, pueden acudir a los pocos restos que quedan algunos coleópteros (géneros Ptinus, Torx y Tenebrio).

Tenebrio obscurus. Autor: NobbiP, CC.

.           .           .

La entomología forense es tan solo un ejemplo de lo útil que resulta conocer a los insectos y a otros artrópodos desde un punto vista taxonómico y ecológico para fines prácticos. Sin embargo, existen muchas más aplicaciones. ¿Las conoces o te gustaría conocerlas? Puedes aportar tus sugerencias y curiosidades en los comentarios.

Referencias

  • Entomología Forense. Colegio de Postgraduados.
  • Joseph, I., Mathew, D. G., Sathyan, P., & Vargheese, G. (2011). The use of insects in forensic investigations: An overview on the scope of forensic entomology. Journal of forensic dental sciences, 3(2): 89.
  • Magaña, C. (2001). La entomología forense y su aplicación a la medicina legal. Data de la muerte. Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa, 28(49): 161.

Foto de portada: montaje realizado por la autora de este artículo a partir de distintas imágenes (vector de la mosca: Icono diseñado por Freepik desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY).

 

 

 

Podando el árbol evolutivo de los dinosaurios

Durante más de 130 años los dinosaurios han sido clasificados en dos órdenes separados, los saurisquios y los ornitisquios. Pero como siempre pasa en las ciencias biológicas, toda teoría es cierta hasta que se demuestra lo contrario. Un nuevo estudio ha puesto en entredicho la clasificación clásica de los dinosaurios, eliminando y redistribuyendo algunos de los diferentes grupos de dinosaurios. Aunque esta nueva hipótesis no es segura al 100%, en esta entrada os explicaremos en que consiste este reordenamiento de los dinosaurios.

CLASIFICACIÓN TRADICIONAL DE LOS DINOSAURIOS

Desde el siglo XIX, los dinosaurios se han dividido en dos grandes órdenes basados en la estructura de su pelvis. El orden Saurischia (pelvis de lagarto) incluye a los terópodos (dinosaurios carnívoros y aves actuales) y a los sauropodomorfos (grandes herbívoros de cuello largo); el orden Ornithischia (pelvis de ave) incluye a los ornitópodos (dinosaurios herbívoros y con pico de pato), a los marginocéfalos (dinosaurios con cuernos y estructuras craneales reforzadas) y a los tireóforos (dinosaurios acorazados).

732px-Evolution_of_dinosaurs_by_Zureks.svg-min
Árbol evolutivo tradicional de los dinosaurios por Zureks, con los dos tipos de pelvis dinosaurias abajo.

Aun así, esta clasificación no tiene la última palabra. La paleontología es una ciencia extremadamente volátil, ya que con cada nuevo descubrimiento se puede desmontar todo lo que se sabía hasta el momento, aunque se trate de una hipótesis centenaria. Esto es lo que ha pasado con los dinosaurios recientemente.

EL INICIO DE UNA NUEVA HIPÓTESIS

Un nuevo estudio publicado el marzo de 2017, ha hecho replantear la clasificación tradicional de los dinosaurios. Muchos  estudios anteriores asumían como cierta la clasificación en Saurischia/Ornithischia tradicional y por lo tanto, los caracteres y los taxones utilizados ya iban enfocados a dicha clasificación. En cambio, este nuevo estudio ha sido pionero en varios aspectos:

  • Incluye un gran número de especies y taxones (muchos más que en investigaciones anteriores).
  • Estudios anteriores daban mucho más énfasis en dinosaurios terópodos y sauropodomorfos (saurisquios tradicionales) basales, ya que fueron de los primeros grupos en diversificarse, incluyendo pocos ornitisquios basales.
  • También se han incluido muchos arcosaurios dinosauromorfos (taxones no dinosaurios).
  • Estudios anteriores habían asumido que muchos caracteres de los ornitisquios eran simplesiomórficos (caracteres ancestrales de todos los dinosaurios) y sólo se centraban en pocas sinapomorfías (caracteres compartidos por un grupo monofilético).

Este estudio se ha desprendido de muchas de las suposiciones anteriores sobre filogenia dinosauria y ha analizado un gran número de especies y multitud de caracteres no incluidos en investigaciones anteriores. Esto ha hecho que el árbol evolutivo resultante fuese muy diferente de los que se habían obtenido hasta la fecha.

RECONSTRUYENDO EL ÁRBOL

Entonces, ¿cómo queda el árbol evolutivo de los dinosaurios según esta hipótesis? Pues el tema es un poco complicado, aunque los diferentes taxones siguen quedando divididos en dos órdenes:

  • El orden Saurischia que, según el estudio, sólo incluye a los sauropodomorfos y a los herrerasáuridos (grupo de saurisquios carnívoros no terópodos).
  • El nuevo orden Ornithoscelida (patas de ave) que incluye a los ornitisquios tradicionales y a los terópodos, que dejan de ser saurisquios.

Teniendo esto en mente, veamos ahora las características que definen a estos dos grupos.

Saurisquios

El orden Saurischia se mantiene prácticamente igual, excepto que los terópodos quedan fuera del grupo. Este orden presenta la pelvis con estructura saurisquia original, como también la presentaban los antepasados de los dinosaurios. Según la nueva hipótesis, dentro de los saurisquios se incluyen los herrerasáuridos y los sauropodomorfos.

Los herrerasáuridos (familia Herrerasauridae) fueron un pequeño grupo de saurisquios basales que evolucionaron hacia una dieta carnívora. Por eso durante mucho tiempo se pensó que eran el grupo hermano de los terópodos, pero después se vio que su lugar se encontraba entre los primeros saurisquios. Aun estando bastante especializados, probablemente la competencia con otros depredadores hizo que no durasen mucho tiempo, apareciendo a mediados del Triásico y extinguiéndose a finales de este período.

229366767_309c6f9d6e_b-min
Foto de Brian Smith de un esqueleto y un modelo de Herrerasaurus del Field Museum of Natural History de Chicago.

Los herrerasáuridos ocupaban un nicho ecológico similar al de los terópodos. La nueva hipótesis implica entonces que la hipercarnivoría (alimentación exclusivamente de carne) evolucionó independientemente dos veces en los dinosaurios, cosa que hace que algunos paleontólogos la pongan en duda. Aun así, la anatomía de los herrerasáuridos y de los terópodos difería en ciertos aspectos, como la anatomía de sus manos (más generalista en los herrerasáuridos) y la estructura de la mandíbula.

Los primeros sauropodomorfos eran animales bípedos igual que los herrerasáuridos, aunque éstos eran animales omnívoros. Aun así, los sauropodomorfos acabarían convirtiéndose en enormes cuadrúpedos herbívoros con cuellos larguísimos característicos.

thecodontosaurus-antiquus-skeleton1-min
Esqueleto de Thecodontosaurus (por Qilong), un sauropodomorfo basal y una reconstrucción de Plateosaurus (por Walters, Senter & Robins) uno de más avanzado. Aunque en esta imagen no se aprecia, a lo largo de su evolución, los sauropodomorfos aumentarían mucho su tamaño (Thecodontosaurus 2 metros, Plateosaurus hasta 10 metros).

Ornitoscélidos

El nuevo orden de dinosaurios es Ornithoscelida, que agrupa los terópodos con los ornitisquios. Este taxón está apoyado por más de veinte sinapomorfías (caracteres derivados compartidos por un clado) esqueléticas, presentes tanto en terópodos como en ornitisquios basales. Algunas de estas características incluyen la presencia de una separación entre los dientes premaxilares y maxilares (diastema) y la fusión de los extremos de la tibia y la fíbula en un tibiotarso (aunque estos caracteres sólo se encuentran en las especies más basales).

ornithoscelida-min
Esquema de Baron et al. (2017) de los cráneos de dos ornitoscélidos basales, Eoraptor (un terópodo, superior) y Heterodontosaurus (un ornitisquio, inferior).

Tanto los terópodos como los primeros ornitisquios eran animales bípedos. Además, la presencia de dientes heterodontos en los miembros ancestrales de ambos grupos nos lleva a pensar que los primeros ornitoscélidos eran omnívoros, los cuáles después se especializarían en alimentarse de carne y de vegetación (terópodos y ornitisquios respectivamente).

Daemonosaurus-face-min
Reconstrucción de la cara de Daemonosaurus, uno de los primeros terópodos, por DeadMonkey8984.

Una curiosidad de la nueva clasificación es que aceptando a Ornithoscelida como un taxón válido, se agrupan a todos los dinosaurios con plumas en un solo grupo. Por todos es sabido que muchos terópodos presentaban plumas (ya que son los antepasados de las aves) pero, lo que mucha gente desconoce es que la presencia de plumas también se ha demostrado en algunos ornitisquios basales y en otros más avanzados.

Kulindadromeus_by_Tom_Parker-min
Reconstrucción por Tom Parker de Kulindadromeus, un ornitisquio del cual se han encontrado pruebas de que presentaba plumas en gran parte del cuerpo.

SEGUIR INVESTIGANDO

Y entonces, ¿es definitiva esta hipótesis? Pues no, por supuesto. Aunque resulta bastante atractivo decir que se ha cambiado la historia natural de los dinosaurios para siempre, no podemos asegurar que a partir de ahora los dinosaurios se clasifiquen de este modo.

new evolution-min
Árbol evolutivo de los dinosaurios según Baron et al. (2017), donde vemos los diferente clados; Dinosauria (A), Saurischia (B) y Ornithoscelida (C).

Aunque este estudio muestre resultados interesantes sobre el origen de los dinosaurios, no se pueden ignorar los cientos de estudios anteriores que se han hecho sobre este grupo de animales. Deberemos estar atentos a nuevos artículos que poco a poco vayan desvelando más información sobre las relaciones entre estos reptiles mesozoicos. ¡Y es que esto es lo más estimulante de la biología, que no hay nada seguro! Y que con nuevas técnicas de estudio y nuevos descubrimientos, poco a poco aprendemos más sobre el mundo que nos rodea.

¡Mantened la mente abierta y seguid investigando!

REFERENCIAS

Se han consultado las siguientes fuentes durante la elaboración de esta entrada:

difusio-castella

17 vídeos de gente salvando animales. ¡Aún queda esperanza!

Seguramente has visto, a través de las redes sociales, vídeos o noticias de gentuza haciéndole atrocidades a los animales.  Esta misma semana he visto una noticia de una pobre perra a la que la bañaron en pintura azul, le hicieron beber disolvente y, cuando se cansaron de maltratarla, la tiraron a un depósito de agua. Pero no sólo en animales domésticos, también sobre la fauna salvaje. ¿Recuerdas el vídeo en el que unos malnacidos sacaban a un pequeño delfín del agua para hacerse unas selfies, el cual acababa muriendo? Afortunadamente, aún nos queda esperanza: hay gente dispuesta a arriesgar su vida para salvar una vida animal. En este artículo vas a encontrar una recopilación de vídeos para que vuelvas a creer en la humanidad.

Este primer vídeo muestra el caso comentado en la introducción. Un grupo de memos que estaban en la playa de Santa Teresita (Buenos Aires) sacaron a este delfín franciscana (Pontoporia blainvillei) del agua para hacerse unas fotos y subirlas en las redes sociales. El final de esta historia es dramático: el delfín acabó muriendo. ¿Cómo puede haber gente tan egoísta, dispuesta a poner en riesgo la vida de un animal, para hacerse una selfie?

Como el objetivo del artículo es que creas en la bondad de la humanidad, no voy a mostrarte más vídeos que muestren su crueldad, aunque sería fácil encontrar muchos más.

¡Empecemos!

17 VÍDEOS DE GENTE SALVANDO ANIMALES. ¡AÚN QUEDA ESPERANZA!

Afortunadamente, aún queda gente buena por el mundo, gente dispuesta a arriesgar su vida si hace falta para poder salvar a un animal en apuros. ¡Ellos son los verdaderos héroes!

#1 RESCATE DE UNA PERRA ATRAPADA BAJO TIERRA

Un hombre estaba andando tranquilamente por las calles de Voronezk (Russia) cuando, de repente, escuchó los llantos de una perra. No sabía de donde venían, hasta que se percató de que venían de debajo de sus pies. Sin pensárselo dos veces, decidió rescatarla. Luego se dio cuenta de que estaba embarazada.

#2 AYUDAN A UNA TIBURÓN MUERTA A DAR A LUZ A TRES CRÍAS

La bondad del ser humano va más allá de los animales domésticos. En este caso, un grupo de turistas encontró a un tiburón muerto en una playa. Al ver que su vientre se movía, decidieron hacer ésto:

#3 ¿QUÉ HACE UN CUCHILLO EN SU CABEZA?

Otro vídeo de tiburones, pero en este caso el animal está vivo. El instructor de buceo Ben Johnson, de las Islas Caimán, estaba buceando cuando, de repente, vio un tiburón con un cuchillo de 30 cm clavado en su cabeza. ¿Cómo llegó el cuchillo en su cabeza? ¡Gracias Ben!

#4 Y TÚ, ¿QUITARÍAS UN ANZUELO DE LA BOCA DE UN TIBURÓN VIVO?

Pues ésto es lo que hizo este chico en Port St. Lucie (Florida). Encontró un tiburón atrapado en la arena y cuando se dio cuenta que tenía un anzuelo en la boca, no dudó en sacarlo del agua para liberarlo de aquel sufrimiento.

#5 OTRO TIBURÓN LIBRADO DE UN ANZUELO

En este caso, un tiburón martillo de unos 3 metros tenía un anzuelo en la boca, de manera que estos dos hermanos de Destin (Florida), decidieron rescatarlo.

#6 RESCATE CON PREMIO

En esta ocasión, dos jóvenes que estaban navegando en Fuerteventura (España), se encontraron con esta ballena atrapada en una red de pesca. Al verlo, no lo dudaron ni un segundo y se lanzaron a liberar al animal. La heroicidad, que duró una hora, les ha sido reconocida con el Premio Atlántico de Medio Ambiente.

#7 UN DELFÍN LISTADO ES SALVADO POR UN JARDINERO

Un jardinero de Torrox (Málaga) rescata durante 3 horas, a pesar de las bajas temperaturas del agua del mar, a un delfín listado (Stenella coeruleoalba) que había quedado varado. ¡El calor de su corazón pudo con el frío del agua!

#8 LO QUE HACEMOS EN TIERRA, TAMBIÉN AFECTA AL MAR

Este otro caso, que también se hizo presente en las redes sociales, es el de una tortuga marina. ¡Ni te imaginas qué le sacan de las fosas nasales!

#9 UNO DE LOS EFECTOS DE LAS REDES FANTASMA…

Cuando los pescadores pierden las redes de pesca en el mar, sus efectos son fatales. Estas redes, llamadas redes fantasma, continúan atrapando animales, como el caso de esta pequeña tortuga marina.

#10 UNA COBRA REAL SALE DE SU ESCONDITE PARA PEDIR AGUA

El sur de la India está sufriendo una fuerte sequía. Debido a la falta de recursos hídricos, una cobra real decide salir de su escondite en busca de agua. Tal es su desesperación que incluso llega a beber directamente de la botella que le ofrece este buen señor.

#11 OTRO CASO DE SEQUÍA Y BONDAD HUMANA

En este caso, el héroe es el keniano  Patrick Kilonzo Mwalua, el cual conduce durante horas para llevar un tanque de agua de 12.000 metros cúbicos para que animales salvajes como jirafas, cebras y elefantes del Tsav West National Park no mueran de sed.

#12 RESCATAN A UN CACHORRO DE ZORRO DE UNA TUBERÍA

Dos hombres rescatan a un cachorro de zorro que había quedado atrapado en una tubería. Todo esto ante los ojos atentos de su madre, que espera por su regreso.

#13 PONE EN PELIGRO SU VIDA PARA LIBERAR A UN CIERVO

¿Pondrías en peligro tu vida para ayudar a un ciervo salvaje que se está volviendo loco porque no sabe qué tiene en la cornamenta? Él o ella no duda ni un momento.

#14 BOCA A BOCA A UN CIERVO

En esta ocasión, el afectado también es un ciervo, pero la hazaña es muy diferente a la anterior. En este vídeo vemos como una mujer le hace el boca a boca a un ciervo que se había caído en la piscina de su casa. ¿Llegarán sus esfuerzos a salvar su vida?

#15 UN ALCE ATRAPADO EN UN LAGO HELADO ES RESCATADO

Un alce americano que paseaba por encima de un lago helado queda atrapado cuando el hielo se rompe. De no haberlo ayudado, habría muerto por hipotérmia…

#16 UNOS MATAN LOBOS, OTROS LOS RESCATAN

Mientras unos se dedican a matar lobos porque dicen que matan a su ganado y pierden dinero, otras personas que mejor corazón lo que hacen es rescatarlos. Como el caso de este vídeo, en que un chico libera a un lobo de una trampa para osos.

#17 ¡PARAD EL TRÁFICO!

Finalmente, este vídeo nos muestra como unos conductores detienen la circulación para que pasen un grupo de gansos y, así, no poner en peligro sus vidas.

Ya lo ves, mientras unos sacan a un delfín del agua para hacerse una selfie y así poder colgar una foto “guai” en las redes sociales, otros lo que hacen es lo contrario. Poner en peligro su vida para rescatar animales que están en apuros. Un aplauso para todos ellos. ¡Ellos son los verdaderos héroes! ¡Aún queda esperanza!

[Foto de portada: Dignity Health]

Difusió-castellà